martes, 16 de diciembre de 2014

Pablo

Antes de empezar:
--------------------
A esta entrada la escribí hace tres meses más o menos, vieron que les decía que tenía cosas en borrador, bueno ésta es una de ellas.
--------------------

Otras dirían que el dia en el que conocen a sus hijos es el más feliz de sus vidas; pero para mí, el día en que te conocí, más que feliz fue sin duda el más loco e increíble de todos.

Cómo puede ser, que voy a hacerme un estudio, acompañada por papá, planeando el horario "para almorzar afuera, presentar los resultados y ya volver a casa"...
... y terminar quedando internada, con una vía en la muñeca de la que aún conservo la marca, conectada a un aparato con el que escucho a todo volumen tus latidos en la panza, llamando a todo el mundo "nace hoy" sin poder dar crédito a nuestras palabras.
Con un desfile de enfermeras, una para esto, otra para lo otro, conociendo de golpe a la partera con la que teníamos cita el próximo martes.
Con un cagazo atroz porque me iban a abrir la panza y nunca había estado ni cerca de un quirófano, porque había que sacarte ya, porque corrías riesgo (y cómo puede ser si estaba todo bien?)
Con una incertidumbre tremenda cuando vinieron a buscarme a mí y mandaron a papá a cambiarse, para recibirte... recibiendo la anestesia en la espalda y pensando que al final sí duele, pero no tanto... peor es no tenerla, y sintiendo cómo me cosquillean las piernas hasta dejar de sentirlas.
Con nervios, muchos, muchos, mientras sentía que los médicos me sangoloteaban para acá y allá, y hasta con anécdota, cuando en un ataque de lucidez y a punto de abrirme me doy cuenta que no llamaron a papá y les digo eh!!! falta el papá lo mandaron a cambiarse!

Y cómo olvidar el asombro de cuando te vi por primera vez, en posición fetal con la boquita abierta, con tu pelito oscuro y tus rasgos totalmente definidos, mientras escuchaba a papá decir llorando "es hermoso!", y a mí misma decir "es muy chiquitito!"... mientras sólo pensaba "respirá respirá respirá".... no recuerdo tu llanto (siento que es pecado para una madre), aunque sí recuerdo oir el aire empezando entrar a tus pulmones... Cómo puede ser que hace unos minutos estabas dentro de mí?

Asombro, sí, ésa es la palabra que describe lo que sentí cuando te vi.
Y cuando te cargué por primera vez, y la primera vez que te di de comer, y cuando vi tus manitos, y tus piecitos, y tu boquita, y tu nariz, y cuando te escuché llorar, y cuando te vi sonreir, y cuando intenté vestirte al salir de la clínica y la ropa de recién nacido te quedaba inmensa...

Es increíble cómo te convertís en madre y se te cambia el chip automáticamente.

En tres meses aprendí a tenerte en brazos, a vestirte, cambiarte los pañales, a darte el pecho, o una mamadera, a hacerte dormir, cantarte canciones, darte una medicación, hacer cosas con una sola mano... Supe también lo que era no dormir bien por las noches, alerta a cualquier ruidito raro... supe a qué se referían cuando decían "los chicos te consumen" (al menos con un bebé no es tanto la cantidad de cosas, es por el tiempo que te llevan). Tuve mis primeros sustos y lloré a tu lado pidiéndote perdón. Supe lo que era llevarte a dar una vacuna y darte mi dedito para que te agarres mientras llorabas... aunque no te pienso pedir perdón por eso, es por tu bien y te portaste como un campeón :)

Y hoy me mirás con esos ojos tan enormes y dulces, y comés y te reís a carcajadas con la teta en la boca, y yo te amo.

Una foto publicada por Sabri (@sabren84) el

13 comentarios:

  1. Es emocionante lo que contás Sabri! Además, como ya te comenté, se nota el amor que recibe de los padres, es un bebé feliz :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias gracias! Lo escribí cuando el tenía 3 meses y hoy lo releo y siento igual. Es un bebé muy querido y esperado!

      Eliminar
  2. Es hermoso lo que contaste!! se me puso la piel de gallina :) yo viví todo eso que contas, pero del lado de afuera cuando nació mi sobrino y aunque se que no es lo mismo, el sentimiento de amor que te invade después de verlo por primera vez, es impagable, hermoso :)
    Besos Sabri!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! En mi caso aún no soy tía pero me muero de ganas de saber qué se siente estar del otro lado

      Eliminar
  3. Que lindo lo que escribiste Sabri! Me lo imagino a Pablito leyendolo de grande y emocionándose ♥

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola! Muy linda tu entrada! Te invito a pasar por mi Blog! Yo ya me suscribí al tuyo! Espero puedas pasar por el mio!
    http://princessparisshine.blogspot.com.ar/
    Saludos
    PD: Si te interesa nos podemos agregar en las listas de Blogs! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow !!!!
      Jamas lo lei tan así. Que post tan pero tan bello!!!!
      Te felicito. Esa sonrisota es lo más!!!!
      Saluditos
      Ñoña

      Eliminar
  6. Ah Sabri que hermoso post, pensar que en unos años Pablito lo va a poder leer y va a saber lo genia que es su mamá.

    Me sentí super identificada, mi peque tiene 5 años pero me quedó el susto de la cesárea, la primera vez que lo ví y si, las noches sin dormir ya sea porque hacía ruido y lloraba o de nervios porque no lloraba e iba a ver si estaba todo bien. Arriba y ánimo, con cada mes que pasa las recompensas que nos dan son más y nos dejan dormir un poquito más :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Ay Sabri, que entrada tan bonita! Muchas felicidades por tu pequeño, me encanta ver sus fotos en FB, sois una familia encantadora!
    un besote

    ResponderEliminar
  8. Precioso post! Es así, cada detalle que contás me remonta a mis experiencias... Y hasta que no lo pasás todo lo que te dicen no tiene sentido, y no entendés miles de cosas, hasta que sos madre... la mejor experiencia, el mejor curso de la vida, la mayor lección de entrega...
    Un beso grande, feliz nochebuena a uds!

    ResponderEliminar
  9. Emocionante Sabri!!!! Es un bebé precioso. Felices fiestas para vos y tu familia!

    ResponderEliminar